Escuela de Profesores de Yoga de la APYM


Descárgate toda la información de la promoción del 2015 para la formación de profesores de Yoga.

El profesor debe estar involucrado en el Camino, en el espíritu general del Yoga y en las prácticas concretas del mismo.

Es una base aparentemente no pedagógica, pero sin ella difícilmente se van a transmitir bien las enseñanzas.

Si el profesor no vive, no siente, no está empapado en mayor o menor medida del perfume que conduce a la Unión, podrá enseñar técnicamente las asanas u otras prácticas, pero no transmitirá, no dejará en el alumno huellas, pista, intuiciones del Camino. Y es que una cosa es enseñar y otra transmitir.

El profesor de Yoga ‘enseña’ y el maestro ‘transmite’. Si hemos de tratar de enseñar transmitiendo debemos sentir lo que enseñarnos.

En la Escuela de la A.P.Y.M. de Madrid formamos a los profesores siguiendo el Programa Mínimo Europeo.

Son 500 horas mínimo, de práctica, que aporta a los nuevos profesores una visión lo más global posible de lo que es el Yoga y el contacto con el alumno.