Entrevista en el canal DECASA

Entrevista en el canal DECASA

Estuvimos en el canal DeCasa para hablar sobre el acondicionamiento, decoración y ajuste de un entorno relajante. Consigue un ambiente que te ayude a favorecer la actitud meditativa y cómo crear tu propio espacio para relajarte en tu casa. Podrás aprender a decorar rincones y usar los colores para descansar, y qué materiales son apropiados y respetuosos con el entorno que quieres crear.

También puedes ver la entrevista en Youtube o Instagram.

Nuestra socia y representante fue Yolanda Gutiérrez González. Gracias.

Qué significa Namasté

Qué significa Namasté

मस्ते

La mejor parte de mí le desea lo mejor a lo más profundo de la tuya, reconociéndola”
Namasté representa la creencia de que existe una chispa de divinidad (o de componentes que transcienden nuestro cuerpo y mente), dentro de cada uno de nosotros, por lo que al realizar este saludo, transmitimos y reconocemos el conocimiento de un alma hacia otra.
La palabra Namasté, viene del lenguaje sánscrito antiguo y debe su remoto origen a la cultura hindú.
   Namas: saludo o reverencia
   Te: pronombre personal, que significa “a ti”.
A pesar de su antigüedad y origen sagrado, se usa de forma muy frecuente como saludo diario, despedida y muestra de respeto en la India y en el Nepal, especialmente en la zona del Himalaya.
Cuando se dice “Namasté”, generalmente se acompaña de un gesto “mudra”, con las palmas juntas en forma de rezo y en el centro del pecho y haciendo una ligera inclinación con la cabeza cerrando los ojos. Las manos se colocan frente al pecho ya que es el lugar en el que hayamos el chakra del corazón.
Este saludo también se puede hacer mediante la colocación de las manos juntas delante del tercer ojo (frente a la cabeza) y es una forma especialmente profunda de respeto.

SIGNIFICADO DE HARI OM TAT SAT

SIGNIFICADO DE HARI OM TAT SAT

हरि ओम् तत् सत्

“HARI OM TAT SAT” es la unión de dos mantras antiguos de los Vedas. Paramhamsa Swami Satyananda unió el Mantra “HARI OM” junto con “OM TAT SAT” creando “HARI OM TAT SAT”.

HARI: La vida, la realidad manifestada, este mundo.

OM: Lo infinito.

TAT: Es.

SAT: La verdad, un uno sólo.

Significado

Eso que puedo ver con mis ojos y lo que está más allá de mis ojos es lo mismo. No es diferente. El creador y la creación son uno sólo.

Por lo tanto este saludo nos ayuda a despertar de nuestra verdadera naturaleza. Nos recordamos a nosotros mismos y a los otros, por que somos mas que un cuerpo y una mente. Los yoguis de la India no sólo dicen “Hola” para saludarse, dicen algo más poderoso, allá en la India se usa “Hari om tat sat”

Los 8 pasos del Yoga de Patanjali

Los 8 pasos del Yoga de Patanjali

Los 8 grados o disciplinas del Yoga se atribuyen tradicionalmente a Patanjali, en sus Yoga-Sutras. Este libro consta de ciento noventa y seis aforismos distribuidos en cuatro capítulos. En el segundo y tercero, se expone la estructura técnica para alcanzar el estado de Yoga. Como en una procesión o una escalera, cada estancia del sendero prepara al cuerpo y a la mente para la iluminación. Dicha estructura se conoce como el Ashtanga Yoga.

Patanjali_8Pasos
Las 8 disciplinas del Yoga

Como en una procesión o una escalera, cada estancia del sendero prepara al cuerpo y a la mente para la iluminación

  1. Yama. Código de conducta social:

Se divide en cinco aspectos a evitar, aunque también pueden entenderse como votos:

  • Ahimsa. Actitud de no violencia hacia todos los seres y cosas.
  • Satya. Decir y defender siempre la verdad pero no usarla para herir a otras personas.
  • Asteya, o no robar. Esto aplica tanto para cosas materiales como intangibles, como la atención de los demás sólo para satisfacer tu ego. Honradez y honestidad.
  • Brahmacharya, que a menudo se traduce como “castidad”, pero que literalmente quiere decir “buscar a Brahma”. Quiere decir evitar la lujuria, en el sentido de relaciones sexuales superficiales que disminuyen nuestra energía; control de la energía sexual.
  • Aparigraha, o cultivar el desapego a las cosas materiales y buscar una vida simple. No ambicionar ni atesorar.
  1. Niyama. Código de conducta personal.

Son hábitos en el trato con nosotros mismos, que armonizan y purifican el mundo interno del adepto:

  • Shauca, o pureza, que se obtiene al cultivar los cinco aspectos del Yama. Se trata de una “limpieza” interna y externa, energética, o como dice la frase popular, “tratar tu cuerpo como si fuera un templo”.
  • Santosha, o satisfacción. Cultivar una actitud de contento.
  • Tapas, o austeridad. Se trata de alejar la mente, el habla y el cuerpo disciplinadamente de aquello que no aumente nuestra energía, de manera que estemos disponibles para fines espirituales más altos.
  • Svadhyaya. El autoestudio y estudio de los textos sagrados. Puede entenderse no sólo como el estudio de los Vedas y sutras de la tradición hinduista, sino por extensión el proceso educativo que promueve la conexión con lo que sea divino para ti.
  • Ishvara-pranidhana, o vivir con conciencia de lo divino. Se trata de cultivar devoción hacia lo que sea divino para ti, dios(es), Buda, los ancestros, etcétera.
  1. Asana. Postura física

Es la postura física utilizada en las prácticas del Yoga mental. Patanjali la define como una postura firme y confortable. Aunque en muchos estilos de yoga se habla de asanas como sinónimos de posturas, el asana del óctuple camino se refiere por extensión a la preparación del cuerpo para la meditación como Padmasana-loto, Siddhasana-perfecta o sukhasana-fácil. Son posiciones que equilibran los impulsos nerviosos, las energías internas y las sensaciones opuestas de calor-frío, placer-dolor, etc…. En Occidente, el yoga es visto a menudo como una forma de ejercicio y acondicionamiento físico, pero en la tradición se trata de aprender a controlar la posición del cuerpo durante largos períodos para evitar que éste sea una distracción durante la meditación.

Se trata de crear estabilidad física y mental par tener éxito en las siguientes etapas de Raja Yoga.

mujeres yoga artículo APYM menopausia

Asana se consigue al liberar el cuerpo y la mente de la tensión y la impaciencia y meditar en el infinito.

Patanjali
  1. Pranayama. Control de la energía por la respiración.

“Pranayama” se suele traducir como “control de la respiración” puesto que el prana, o energía vital, está íntimamente ligado a la respiración. En efecto, muchos maestros hacen hincapié en la importancia de la conciencia en la respiración, pero no como una forma de “control” sino para mantener la regulación energética del cuerpo. Al inspirar, nuestra energía sube; al expirar, baja. Cuando nos asombramos o algo nos hace felices inconscientemente metemos aire al cuerpo (“¡Ah!”), mientras que la tristeza y el abatimiento crean el efecto contrario al expirar. Más que controlar la respiración se trata de evitar que la mente se distraiga, promoviendo la concentración mediante los procesos de inspiración, retención y espiración de aire.

Consta de tres fases:

  • Puraka o inspiración
  • Kumbhaka o retención
  • Rechaka o espiración

La retención o pausa respiratoria tiene una importancia clave ya que en el estado de respiración suspendida, se produce la máxima focalización de la consciencia.

  1. Pratyahara. Interiorización.

Este escalón puede traducirse como “retirada” de los sentidos, de modo que la atención se interiorice. Se trata de retirar gentilmente nuestra atención en todo momento de cada cosa que ocurre a nuestro alrededor, de manera que podamos reconocer la naturaleza ilusoria de toda percepción sensorial e incluso emocional e intelectual. Es el proceso de interiorización en el que se disocia la consciencia respecto del entorno. La práctica de la asana y pranayama conducen a una progresiva desconexión de los estímulos exteriores; es entonces cuando la conciencia puede interiorizarse.

El aislamiento de la consciencia de los estímulos sensoriales y de la actividad psíquica genera un estado mental claro, sereno y atento.

  1. Dharana. Concentración

Es la palabra que mejor define al Raja Yoga. Cuando la influencia de los estímulos externos y de la actividad psíquica ha sido neutralizada por medio de pratyahara, la mente se fija en una sola cosa excluyendo las demás, lo que produce la unificación de la energía mental o concentración. Según Patanjali, la concentración o dharana implica “reunir el pensamiento en un lugar”, a la manera en que las hojas de un libro se encuentran “concentradas” en el libro. En esta práctica fijamos la mente en algún objeto que nos ayude a meditar, que puede ser físico como una flor, un mandala o una vela, o sonoro, como los mantras. Es la concentración sin esfuerzo, reposada.

Cuando la atención queda totalmente fijada en el objeto, la mente se inmoviliza y brota la experiencia meditativa -dhyana.

  1. Dhyana. Meditación.

La prolongación de la concentración-Dharana produce un estado de meditación que se llama dhyana, una meditación que no debe confundirse con “la nada” o el sentido de reflexión intelectual con que identificamos esta palabra en occidente. En dhyana la distracción no es un problema, porque la concentración sin esfuerzo ha rendido frutos. No se trata únicamente de la calma de la meditación, sino de llevar esa calma con nosotros a todos los aspectos de nuestra vida, a cada momento.

El estado de Dhyana el sujeto, el objeto de meditación y el proceso de meditar se fusionan formando una unidad. Es la antesala de la Consciencia Cósmica o Superconsciencia.

Símbolo Om APYM yoga
  1. Samadhi. Superconsciencia.

Es el fin último a través del camino del yoga, pero describirlo en palabras sería un ejercicio vacío. Los maestros lo llaman “la unión con dios” y la alegría absoluta, contemplación pura y superconciencia. Aquí se han eliminado todas las oscilaciones de la mente y se descansa en aquello que es incondicionado.

Patanjali clasifica el samadhi en tres categorías cuyas fronteras son difíciles de fijar:

  • Savikalpa samadhi
  • Asampragyata
  • Nirvakalpa

El estado de samadhi es conocido en otras ramas del Yoga como el despertar de Kundalini-la energía espiritual del ser humano.

Imágenes: www.freepik.com
Referencias:
Claves del Yoga, Swami Digambarananda Saraswati-Danilo Hernández.
https://pijamasurf.com
Aprender a enseñar

Aprender a enseñar

Debido a ritmo y sistema de vida que llevamos, cada vez es más necesario saber parar, reencontrarse con el atman de cada uno, vivir el presente; el aquí y el ahora.

Parece que hoy más que nunca, el profesor de yoga tiene una gran responsabilidad con la naturaleza divina y el ser humano.

Y es con ese fin y con toda la honestidad posible, se debe transmitir el Yoga.

El profesor sabe que la finalidad de dar clase no es su propia práctica, si no dirigir y apoyar a sus alumnos y experimentar el Yoga según la vivencia de cada uno, aprendiendo y creciendo con cada uno de ellos, dejando su ego y compartiendo su conocimiento a todo aquél que quiera escuchar. Enseñar también es ponerse a aprender de los alumnos. Abandonar la creencia de que uno está por encima de ellos, y abrazar la idea de que están avanzando y evolucionando juntos.

Deja que el Yoga conecte con tu esencia, cambie patrones de comportamiento y pensamiento poco a poco a través del tiempo, para que arraiguen correctamente.

Clase de Yoga
El mejor medio de aprender es el descubrimiento por uno mismo.

Es por eso que parte de la formación de un profesor de Yoga no sea sólo la materia, si no también la filosofía y modo en que transmita sus enseñanzas, desde el tono de voz hasta su capacidad para adaptarse al alumno y la situación de cada uno. Y es precisamente, donde más énfasis se ha de poner; enseñar es también una especie de Meditación -o estado meditativo-.

El maestro debería de ser un canal para que, a través de él la enseñanza llegue a los demás sin mancha de egoísmo, y formarse a uno mismo, poco a poco, para ser transparente y transmitir de la forma más objetiva posible.

Porque aunque la enseñanza que se quiere transmitir algunas veces ya está definida y concreta, hay que dejar que la persona que la reciba pueda tener la ocasión de colorearla sin cambiar su Esencia.

El mejor medio de aprender es el descubrimiento por uno mismo, empezando por el profesor. Es por eso que hay que saber guiar al alumno para que sepa explorar sus propios límites, capacidades y facultades…. dar a la persona una paleta de colores donde encontrar las distintas posibilidades de adaptación a uno mismo.

fitness girl hands lifestyle

Pero para compartir esa experiencia, esa vivencia, esa práctica, primero hay que tener una y vivirla, observarla, trabajarla, dejar que repose con calma para que se asiente. Dejar que el Yoga conecte con tu esencia, cambie patrones de comportamiento y pensamiento poco a poco a través del tiempo, para que arraiguen correctamente.

Las búsqueda del material que le aporte al profesor lo indispensable para la teoría y la práctica y tener una base pedagógica firme y seria, es la responsabilidad para el futuro profesor. Su formación, su práctica personal y su contínua búsqueda hacia el crecimiento interior, su compromiso.

Artículo de la APYM- Asociación nacional de profesores de Yoga para la Escuela de formación de profesores de Yoga. Publicado en Verdemente
Photos by Burst on www.pexels.com y jcomp, peoplecreations on www.freepik.es