Reflexiones y sabiduría

SabiduríaBudaFoto1Apym

No creas algo simplemente porque se rumorea.
No creas en la veracidad de las tradiciones únicamente porque son veneradas desde hace muchas generaciones.
No creas algo porque la opinión general lo considera verdadero o porque se habla mucho de ella.
No creas algo por el sólo testimonio de uno de los sabios de la antigüedad.
No creas algo porque las probabilidades están a su favor o porque la costumbre te empuja a creer que es verdad.
No creas lo que proviene de tu propia imaginación pensando que se trata de la revelación de un poder superior.
No creas nada basándote en la sola autoridad de tus maestros o de los sacerdotes.
lo que tú mismo hayas ensayado, lo que hayas experimentado y lo que hayas reconocido como verdadero, lo que sea beneficioso para ti y para los demás: en eso debes creer y a eso debes adaptar tu comportamiento.
Buda.

Del libro “Sabidurías 365 pensamientos de maestros de la India” de Daniela y Oliver Föllmi

El bostezo

Imagen
En el mes de prueba para ser monje, un niño bosteza –en rojo está resaltado el precuneo- durante la ceremonia de celebración del aniversario de Buda en el templo de Jogye, Seoul, Corea del Sur. 10 de Mayo, 2011. Foto obtenida de http://periodismohumano.com

Bostezar es una de las mejores cosas que puedes hacer por tu cerebro

 Aunque ha sido pasado por alto por los grandes investigadores y los científicos, el bostezo se ha utilizado durante muchas décadas en el tratamiento de la voz como un medio eficaz para reducir el pánico escénico y la hipertensión de la garganta.

Diversos estudios recientes de han demostrado que el bostezo provoca una única actividad neuronal en el precuneo, una pequeña estructura oculta en los pliegues del lóbulo parietal. Según los investigadores del Instituto de Neurología de Londres, el precuneo parece desempeñar un papel central en la conciencia, la auto-reflexión y la recuperación de la memoria. El precuneo también es estimulado por la respiración yóguica, que ayuda a explicar por qué las diferentes formas de meditación contribuyen a un mayor sentido de auto-conciencia. También es una de las zonas más afectadas por enfermedades relacionadas con la edad y problemas de déficit de atención, así que es posible que el bostezo deliberado pueda reforzar realmente esta parte importante del cerebro. 

El bostezo debe integrarse en los programas de ejercicio y reducción del estrés, en la formación para la  mejora cognitiva y de la memoria, la psicoterapia y en la práctica espiritual contemplativa.

Hay un inexplicable rechazo en nuestra sociedad que implica que es de mala educación bostezar, y a la mayoría se nos enseñó cuando éramos jóvenes. De hecho, el bostezo se incrementa cuando tienes cansancio, y puede ser la manera que usa el cerebro de decirte suavemente que necesitas un poco de sueño reparador. Por otra parte, la exposición a la luz también te hará bostezar, sugiriéndote que eso es parte del proceso de despertar.

Pero el bostezo no sólo te relaja – rápidamente te lleva a un estado elevado de conciencia cognitiva. Regula la conciencia y nuestro sentido del yo, y ayuda a las personas a ser más introspectivas y auto-conscientes.

Además de activar el precuneo, regula la temperatura y el metabolismo del cerebro. Se necesita una gran cantidad de energía neuronal para permanecer conscientemente alerta, y a medida que avanzas en la escala evolutiva, el cerebro se vuelve menos eficiente energéticamente. El bostezo evolucionó probablemente como una forma de enfriar el cerebro demasiado activo de los mamíferos, especialmente en las áreas del lóbulo frontal. Incluso se ha argumentado que es una forma primitiva de la empatía. La mayoría de los vertebrados bostezan, pero sólo es contagioso entre humanos, grandes simios, macacos y chimpancés. De hecho, es tan contagioso para los seres humanos que incluso leer sobre ello hace que la persona bostece.

Es cierto que el bostezo excesivo puede ser un signo de que haya un trastorno neurológico subyacente (como la migraña, la esclerosis múltiple, derrame cerebral o reacción de drogas). Sin embargo, sospechamos que el bostezo puede ser un intento del cerebro para eliminar síntomas del reajuste del funcionamiento neuronal.

El bostezo consciente requiere un poco de práctica y disciplina. Pruébalo ahora y  verás que por el quinto bostezo falso empieza a surgir uno verdadero. Pero no pares ahí, porque por el décimo o duodécimo bostezo sentirás el poder de este pequeño truco seductor.

Texto extraído y basado en un artículo de Andrew Newburg | El bostezo.

En el YOGA INTEGRAL (Purna-Yoga) no importan:

Los títulos que tengas,

las experiencias que hayas tenido, lo que hayas aprendido o estudiado, los viajes que has realizado, la cantidad de gente que conoces, el puesto social o cultural que posees, la salud, dinero o posesiones que tengas, la flexibilidad corporal que hayas alcanzado, lo listo o sabio que aparentes ser, no importa la fama que has acumulado, ni los libros que has escrito, los idiomas que hayas aprendido y tampoco importa lo buen sanador que seas. No importa hermano, no importa.

 Lo que verdaderamente es esencial

en cada instante de tu vida es la actitud con la que realizas cada acción de tu vida (Karma-Yoga), pues a través de ella se va a medir tu evolución e irás obteniendo los efectos correspondientes que se miden en niveles de felicidad que generas a tu alrededor.

Nenúfar-Purna-Yoga

  Lo que verdaderamente importa

en tu actitud es el grado de amor y comprensión que seas capaz de integrar ante el agravio, la injuria, la violación de tus derechos y la enfermedad.

 No importa las horas de “sadhana” que efectúes cada día,

sino la calidad de tu objetivo, tu intención al realizarla, tu alegría, tu aspiración, tu entrega y tu fe.

 Si te cuesta y te da pereza ponerte a practicar, no existe la suficiente aspiración, alegría y entrega. Los resultados siempre se obtienen en función DE TU ACTITUD Y DE TU FE, y no en función del tiempo, del esfuerzo y tampoco de la metodología.

 Artículo de la revista Samsara, escrito por Somma.