Carta de Yoga 2023

Carta de Yoga 2023

Madrid- Septiembre-2023

“ De lo irreal condúceme a lo Real

De la oscuridad condúceme a la Luz

De la muerte condúceme a la Inmortalidad

Om Paz, Paz, Paz.”

“Asato Ma Sad Gamaya

Tamaso Ma Jyotir Gamaya

Mrtyor Ma Amrtam Gamaya

Om Shanti, Shanti, Shanti”

¡Un cordial saludo amig@, con mis mejores deseos de que te encuentres en Paz!


Así, si tienes (si tengo) interés, echamos a andar.

El interés, el verdadero interés, la “demanda interior” (dice Blay) es la flecha, la punta de lanza del desarrollo en el Yoga (y en cualquier sendero espiritual).

Pero no es algo que dependa de la voluntad, del esfuerzo. Se tiene o no se tiene, ha surgido o no ha surgido… Surge o surgirá cuando se den las condiciones kármicas, cuando sucede algo así como un “clic” en que uno se cansa de dar vueltas en esta rueda o samsara de placer-dolor, éxito-fracaso, me gusta-no me gusta, vida-muerte, etc. Surge o surgirá cuando uno se cansa de la continua insatisfacción, se cansa de apariencias y sueños (maya), se cansa de no-Ser… Se cansa de correr y correr, o, a veces, de correr y buscar… Y no encontrar. Y no llegar.

El interés, el verdadero interés puede asomar la cabeza con algún shock de la vida: alguna enfermedad, accidente, muerte, crisis económica, etc. Aunque suele “esconder la cabeza” rápidamente, cuando viene la calma o anestesia después del mismo. A no ser que el “terreno” esté abonado, preparado para aprovechar ese impacto.

Pero claro, si el terreno está abonado, casi cualquier circunstancia puede ser el detonador. Por ejemplo, cuando todo te va muy bien, superbien…, y, sin embargo, sientes un vacío, una insatisfacción de fondo, un sinsentido interior…


Y entonces empieza la búsqueda. O también el detonador puede ser un “maestro”, o un libro. ¿Quién sabe?

¿Y si no se tiene esa demanda interior, ese punzante interés por crecer, por descubrir “Quién Soy Yo”, por sentirse Completo? ¿Se puede hacer algo? Sí y no.

No se puede hacer nada, porque cualquier cosa que se haga viene del ego, de la “persona”, de la ilusión…, y la “demanda interior” viene de lo que está más allá del individuo, viene de lo trans-personal. Queda rendirse, aceptar (“Ishwara Pranidana”, 5o Niyama de Patanjali), pero como esto no es una técnica, el ego no lo puede practicar (“ego” y “Aceptación” son contradictorios). Sucederá cuando se den las condiciones, cuando el fruto esté maduro.

Y, al mismo tiempo, sí se puede hacer algo, y es “practicar”, purificar los instrumentos (cuerpo, respiración, mente), preparar el terreno para que cuando surja la demanda, la Voz Interior, la Voz del Silencioso Amo…, los “sirvientes” estén listos.

En cualquier caso, aunque creamos que no se puede hacer nada, haremos algo (asanas, pranayama, concentración, meditación, autoindagación, etc.), porque el impulso kármico de “hacer” estará en nosotros hasta la Liberación.

Podemos decir en que hay una etapa en que estamos anestesiados, dopados, estamos en una “honda avidya” (ignorancia, oscuridad).
Luego, hasta que no sucede la llamada y practicamos Yoga (u otro sendero espiritual), en realidad, nos estamos preparando para él. Estamos “reconociendo la oscuridad”, reconociendo la “honda avidya”: no sabemos quiénes somos.


Más tarde, en algún momento, en alguna vida sucede la llamada… y es entonces, y sólo entonces, cuando comienza el Yoga.

Porque la llamada es la luz, la voz interior que nos guía, que nos motiva y nos impulsa… Aunque sea sólo una diminuta luz, esa luz es un anzuelo de la Verdad.

José Blázquéz García, director del centro de Yoga Sati.

Imagen de Sketchepedia en Freepik

Entrevista a Swami Digambarananda Saraswati

Entrevista a Swami Digambarananda Saraswati

Danilo Hernández

Esta entrevista fue realizada en el año 2001 por Julia Sánchez, socia honorífica de la APYM.

Pregunta: ¿Qué es el Yoga? ¿Cuál es su finalidad? 

Sw. D.: No es sencillo responder a esta pregunta con pocas palabras, pero resumiendo, podemos decir que el yoga es una ciencia que abarca e investiga todos los aspectos de la vida. Está basado en unas enseñanzas milenarias que incluyen un conjunto amplísimo de técnicas y actitudes que tienen como objetivo el desarrollo y el perfeccionamiento del Ser humano a nivel físico, mental y espiritual. En el aspecto individual, el yoga representa la propia posibilidad de crecimiento y la actualización y desarrollo de todo el potencial que contiene la persona. 

Pregunta: ¿Cómo ve nuestra sociedad el Yoga? 

Sw. D.: Cuándo yo comencé a enseñar hace más de veinte años, la opinión pública tenía una idea confusa y limitada de lo que es yoga. Había quién lo confundía con el judo, otros pensaban que se trataba de algo para relajarse, y mucha gente ignoraba por completo lo que era. Afortunadamente esta situación ha cambiado y en la actualidad la sociedad en general conoce el yoga, reconoce los grandes beneficios que reporta y lo que es más importante, un gran número de personas lo practican habitualmente obteniendo una gran mejora en su calidad de vida. 

El yoga se ha difundido muchísimo en los últimos años. La prueba es que su práctica ha sido incluida en todo tipo de estamentos; centros culturales, instituciones sanitarias, gimnasios, asociaciones de vecinos, parroquias etc. Creo que la impresionante expansión que el yoga está teniendo se debe, entre otras razones, a que las condiciones de vida se han vuelto un tanto inhumanas (stress, competitividad, artificialidad, desnaturalización del medio, consumismo exagerado, escasez de ideales etc.). Por este motivo la población en general y el individuo en particular necesitan de un medio que les ayude a desarrollarse equilibradamente y a recuperar el contacto con su propia naturaleza y con su verdadera identidad. Sin lugar a dudas, el yoga está demostrando que satisface esa necesidad  social. 

Pregunta: ¿Quién puede practicar yoga? 

Sw.D: Todo el mundo puede practicar yoga. En función de las características de cada individuo y de sus objetivos personales siempre hay un tipo de yoga adecuado para satisfacer dichas necesidades. En concreto, las prácticas del yoga físico y del yoga mental son recomendables y beneficiosas para todo el mundo. Es importante que estas técnicas sean correctamente adaptadas a las características y posibilidades de cada practicante. 

Lo mismo puede decirse del Karma Yoga que está basado en el despliegue de una actitud de máxima atención en todas las actividades que realizamos cotidianamente, así como en la actitud de servicio desinteresado. Podemos resumir diciendo que puede practicar yoga todo aquél que quiera mejorarse a sí mismo. 

Pregunta: ¿Tan importante es la respiración como para dedicarle un cursillo de fin de semana? 

Sw.D.: La respiración es la función fisiológica más determinante en la vida del ser humano. Si respiras mal vives mal, si respiras bien vives bien. La respiración es el soporte de toda nuestra actividad física y mental, de modo que tener una vida sana y feliz depende en gran medida de que seamos capaces de respirar correctamente  Aunque el ser humano viene de nacimiento preparado para respirar perfectamente, muchas veces esta función se va entorpeciendo y deterioro la aparición de bloqueos funcionales, tensiones emocionales y mentales etc. Se produce un círculo vicioso de modo que “cuando me tenso respiro mal, cuanto peor respiro más tenso” y así sucesivamente. El resultado es que la calidad de vida se empobrece en todos los aspectos. Lo peor de este asunto tan crucial es que nadie nos orienta ni ayuda a corregir y a mejorar la  respiración. Nadie nos enseña a respirar; ni los padres, ni los educadores, ni el médico, ni el cura, ni los políticos… 

Afortunadamente la práctica del yoga soluciona el problema rehabilitando la respiración deficiente o incorrecta y enseñándonos a sacar un provecho  óptimo de esta función vital. 

La respiración tiene muchas otras implicaciones importantísimas que no podemos analizar en una entrevista de estas características. Yo diría que el tema de la respiración es tan fundamental que merece muchísimo más que un fin de semana… 

Pregunta: ¿Cuál es el perfil del practicante de yoga? 

Sw.D.: Como existen diferentes tipos de yoga el perfil puede variar entre unos practicantes y otros. A nivel general podemos decir que el practicante de yoga es una persona que está trabajando para mejorarse a sí mismo y por tanto desarrolla un nivel de consciencia más elevado. Algunas cualidades que definen al buen practicante son las siguientes: un alto nivel de atención y discernimiento, ecuanimidad, tolerancia, solidaridad y espíritu de servicio desinteresado, apertura mental, eficacia en las actividades que realiza, alegría, sencillez y naturalidad etc. 

Pregunta: ¿Es compatible el Yoga con otras disciplinas o prácticas deportivas? 

Sw.D.: Es compatible y complementario. La práctica del yoga ayuda a optimizar el rendimiento en el trabajo, en el estudio y en la práctica del deporte en general. El adiestramiento en las técnicas del yoga físico y del yoga mental mejora la realización de cualquier actividad que desarrollemos. La práctica de las posturas de yoga proporciona flexibilidad, fuerza, resistencia, equilibrio, coordinación etc. Los ejercicios de respiración incrementan nuestro nivel de energía y equilibran el sistema nervioso. La relajación nos permite administrar adecuadamente el esfuerzo, mantener la mente serena y clara, descansar profundamente y recuperarnos del esfuerzo realizado en un tiempo muy breve. La concentración facilita y mejora la ejecución de mejora la ejecución de todo lo que realizamos. Desde hace muchos años el yoga forma parte del entrenamiento de todo tipo de deportistas de élite. Un buen ejemplo de ello es la selección nacional de esquí de Suiza y multitud de nadadores, tenistas y deportistas de primera fila de todo el mundo. 

Pregunta: En ocasiones oímos la palabra Maestro, Gurú… ¿Es necesaria la asistencia de un Maestro para practicar yoga? yoga? ¿Cómo podemos distinguir a un verdadero Maestro de un embaucador? 

Sw.D.: En la tradición oriental la palabra gurú significa maestro espiritual. En occidente ésta palabra se suele utilizar con un sentido peyorativo para designar a los líderes de diferentes grupos. Para iniciarse en la práctica de algunas técnicas yoga como las posturas o asanas, la relajación, la respiración, la concentración etc., suficiente con tener un buen profesor. El Maestro es necesario cuando se desea profundizar y obtener un crecimiento espiritual. Él es el único que puede guiar adecuadamente al aspirante hacia la última meta. El verdadero maestro posee nivel de consciencia muy elevado y se caracteriza por ser una persona sencilla,  compasiva, bondadosa y en cuyo corazón sólo existe el anhelo de ayudar a los demás.

Al embaucador se le reconoce porque suele alardear de ser un “salvador”, exige culto a su personalidad, persigue fines de lucro personal, tiene afán de protagonismo y utiliza medios de captación basados en una publicidad excesiva, engañosa o espectacular. En fin, que huele a falsedad y comercio. 

Pregunta: Groso modo ¿qué le ha aportado el yoga a nivel personal? 

Sw.D: Para mí ha representado una gran transformación. Antes de practicar yoga era una persona bastante insegura y con miedo al futuro. El yoga me ha aportado mucha alegría de vivir, el descubrimiento de las inmensas posibilidades que llevamos dentro, una buena salud, confianza en mí mismo, sentido de solidaridad, una vida más profunda y plena, etc. En mi calidad de profesor me ha permitido compartir mis vivencias con muchas otras personas y conocer a seres humanos maravillosos 

Pregunta: ¿Qué le recomendaría a las personas que quieren iniciarse en la práctica del yoga?. 

Sw.D.: Les aconsejaría que busquen un profesor honesto y competente y a ser posible que esté ligado a una escuela o enseñanzas reconocidas. Mejor si la escuela está cerca de su domicilio porque así se asegurarán una práctica más regular. Si el profesor o las enseñanzas no les convencen tendrán que seguir buscando. En Madrid esto no es ningún problema ya que hay muy buenos profesores difundiendo las enseñanzas del yoga. 

Actualmente Danilo Hernández es autor de dos grandes libros que os recomendamos: “Claves del Yoga, teoría y práctica” y “Consciencia desnuda, el proceso de la meditación

Teoría respiratoria

Teoría respiratoria

Por José Manuel Vázquez

Las técnicas respiratorias tienen su origen en la India, China y Japón. Los cambios de la vida moderna han impulsado estas técnicas como terapéuticas preventivas de trastornos psicosomáticos y de tratamiento en enfermos del corazón, asma lesiones espinales, trastornos de la voz, etc…

El aliento es el enlace común entre todos los seres vivientes.

Proverbio chino.

El aliento es el medio vital y comunicativo, la forma de relación interior y exterior más importante del que disponemos.

Vías respiratorias superiores son las fosas nasales, la cavidad bucal y la laringe. Inferiores, la tráquea, los bronquios y los pulmones. El pulmón derecho consta de tres lóbulos y el izquierdo de dos. Los pulmones están envueltos por una especie de saco que se llama pleura. Los músculos respiratorios principales son el diafragma y los intercostales. El centro respiratorio se encuentra en la médula espinal y en el bulbo raquídeo.

A la vez que se da una respiración externa o pulmonar con el intercambio gaseoso entre el aire y la sangre, se da otra respiración interna o celular entre la sangre y las células.

En una buena respiración tenemos la sensación de que algo respira en mí o de que soy respirado por el aire que entra y sale.

¿No está el hombre a merced del aire que respira? Infeliz de aquel para quien la cabeza lo sea todo.

Goethe.

Las fosas nasales son más amplias de lo que parece exteriormente. La respiración nasal además de ser más completa al estimulas las zonas reflejas y6 proyectar la energía a los centros superiores, filtra y calienta el aire evitando infecciones.

Reír, bostezar, suspirar y estornudar limpia la tráquea, disuelven tensiones psíquicas y presiones internas, activan el sistema neurovegetativo.

Con la lengua respiran los mendigos; los reyes, con el dedo gordo.

Proverbio chino.

En las articulaciones existen puntos reflejos relacionados con los pulmones. El movimiento de las articulaciones, además, drena la linfa y bombea la corriente sanguínea.

Lo más básico es espirar y esperar a que el cuerpo pida el aire. No forzar la entrada de aire es lo natural. Las palabras aliento y alma tienen la misma raíz latina; ser libre significa respirar libremente.

El cuerpo es un espacio lleno de fuerza. El aliento es la fuerza que inunda el espacio.

Schmitt.

La respiración es un acceso directo a nuestro estado de ánimo, pues ésta refleja fielmente nuestro estado interno, la podemos considerar nuestra unión con el cosmos según muchas religiones.

Nuestra espiración responde directamente al ser tocados.

La experiencia mental tiene profundas bases químicas y fisiológicas.

Las cuatro etapas en la respiración

Inhalación o Puraka. Si no se dice lo contrario, es por la nariz, lenta y controlada. Podemos visualizar la entrada de pureza, oxígeno y energía.

Suspensión o Kumbhaka con el diafragma bajo y el abdomen abultado mientras la caja torácica permanece expandida. Sin esfuerzo y con tranquilidad. Durante esta pausa se mezcla el aire residual con el fresco.

Los tiempos de la retención suelen ser de 1/1/11, 1/1/2, 1/4/2

En la medida que nos pasemos por alto la pausa respiratoria, nos despojaremos de nuestra salud.

Horst -Coblenzer

Exhalación o Rechaka, procurando que sea total. Un proceso pasivo que elimina las tensiones. Podemos visualizar la desintegración de la fatiga, las toxinas e impurezas.

Suspensión en vacío o Bahya Kumbaka, corta suspensión sin realizar ningún esfuerzo.

PRANAYAMA

Es la ciencia yóguica del control de la respiración y el núcleo central de la práctica de hatha yoga.


Prana significa respiración, aliento de vida, la fuerza vital de cada ser….lo impregna todo. Nos impregnamos de él sobre todo a través de la luz del sol, los alimentos y por supuesto, la respiración. En el cuerpo existen concentraciones latentes de prana que son fuentes de fuerza fisiológica y psíquica (Laya/Kundalini yoga).

Yama, restricción, dominio, relajación mantenida o tendencia a conservar la fuerza.

El aliento ha de adentrarse en nosotros como si de piedras preciosas se tratase, sin que quede un solo rincón donde no pueda llegar.

Wang Chung Yu

La meditación de la respiración en si misma es contemplada por tradiciones místicas de todo el planeta.

Los beneficios de los ejercicios respiratorios son muchos, entre otros, aumentar la vitalidad del cuerpo, purificar y estimular la corriente sanguínea, relajar cuerpo y mente, y fomentar la ecuanimidad.

La psicología del yoga dice que cada pensamiento está asociado con emociones y con formas de respirar concomitantes. A través de control respiratorio actuamos directamente sobre nuestro estado emocional y la conciencia.
Las posturas adoptadas para estos ejercicios son las mismas que para la meditación y las recomendaciones similares a las de el hatha yoga.

La actitud a cultivar es la atención extasiada donde no se sabe bien si estamos respirando o estamos siendo respirados.

La respiración es la puerta hacia la realidad

Máxima Hindú.

Artículo escrito para la revista Yoga y Salud, nº6. José Manuel Vázquez es socio de la APYM y director de la escuela Yoga Orgánico. Descubre más sobre él.

Fotos: www.frepik.es

La llave de la Atención

La llave de la Atención

Por Enrique Moya Hernando

  • ISBN-10 ‏ : ‎ 8419105619
  • Editorial ‏ : ‎ Editorial Sirio; N.º 1 edición (16 enero 2023)
  • Idioma ‏ : ‎ Español
  • Tapa blanda ‏ : ‎ 330 páginas
  • ISBN-13 ‏ : ‎ 978-8419105615
  • Peso del producto ‏ : ‎ 510 g
  • Dimensiones ‏ : ‎ 14 x 1.84 x 21 cm

Puedes reservar tu ejemplar a través de la asociación.

Puedes adquirir el libro por Amazon

La llave de la Atención nos propone un entendimiento claro, pero sencillo y conciso de la experiencia humana.

Esta llave nos hace focalizarnos e implicarnos justo en aquello que sucede momento a momento, pero, a su vez, nos lleva a la fuente, a la esencia intemporal que también somos.

Un libro con una gran capacidad teórica en el que convergen los postulados de la sabiduría perenne con importantes descubrimientos científicos, pero que, además, genera movimiento experiencial, no solo por las diversas prácticas que ofrece y que aparecen bien detalladas, también por todo el estímulo que su lectura infunde hacia todo lo que «conscientemente bueno» podemos hacer en nuestra vida cotidiana.

Biografía del autor

Enrique Moya (Madrid 1953) Desde la temprana adolescencia siente una profunda atracción hacia el mundo espiritual y del conocimiento interior.

Cursa estudios universitarios en Economía y Psicología. A los veinte años se encuentra con la enseñanza del yoga, a la que decide dedicarse plenamente ―en estudio, práctica y formación― a través de distintos viajes y encuentros con reconocidos maestros. Fue profesor de yoga en Montreal, Ginebra y Madrid hasta que, a finales de la década de los setenta, fundó en Málaga el Centro de Yoga Yantra, donde continúa ejerciendo su labor.

Desde hace cuarenta años imparte seminarios por diversos lugares de España, transmitiendo los fundamentos más esenciales del yoga. Resaltando las prácticas de autoindagación y meditación como facilitadoras del estado de atención consciente o estado de presencia.

Carta de Yoga 2022

Carta de Yoga 2022

Madrid, Septiembre-2022

¡Un cariñoso saludo, amig@, y mis mejores deseos de que ahora mismo
estés en Paz!


Nos adentramos en el próximo Curso de Yoga y, si estás interesad@, pues
vamos a ello. Digo “Curso” porque así es como lo veo, como un conjunto que
tiene una estructura y una dinámica de fondo. Por eso no son iguales las clases
de Octubre que de Diciembre, o de Junio. Y no las “ve” igual quien va a un
Centro de Yoga con regularidad que quien acude esporádicamente (lo cual
muchas veces indica un “picoteo yóguico” superficial, sin raíces).

Y siguiendo este “hilo” vamos a recordar un sutra (=hilo) de Patanjali:


“La práctica (abhyasa) queda firmemente establecida cuando se continúa
por largo tiempo, sin interrupción y con fe”

(Yogasutras, I, 14)


Dice Swami Niranjan que éste es el sutra más importante que se debe enseñar
a un alumno. Se requieren, pues, tres cualidades o condiciones para abhyasa (la
práctica o sadhana yóguica):


La 1a es “por largo tiempo”. Si en algún momento el Yoga nos “toca”, hemos
de comprender que la evolución espiritual puede llevar mucho tiempo (muchas
vidas) y hay que seguir comprometidos como una tortuguita, paso a paso, paso a
paso… Sorteando obstáculos como el aburrimiento, o la impaciencia, o el ansia
de esperar resultados…

Y eso que los resultados llegarán (Ley del Karma), pero
no se sabe cuándo ni cómo, porque pueden venir sutilmente o de golpe. Y pueden
venir resultados apetecibles o dolorosos (porque éstos forman parte también del
proceso de purificación).
¡Qué importa cuando llegue el Despertar, el fin del karma, nuestro Destino!
Practica… sin esperar.


La 2a condición es “sin interrupción”, con regularidad, constancia. Si, como
dijimos antes, el Yoga nos ha “tocado”, entonces la practica o sadhana forma
parte de las cosas necesarias en nuestro día a día (como comer, dormir, etc.).
Hay que indicar aquí que la práctica regular cambiará a lo largo de los años,
pues no es lo mismo a los 25 que a los 60. Además, en la práctica pueden entrar
muchas técnicas y aspectos: asanas, pranayama, concentración, reflexión,
meditación, lectura o escucha “espiritual”, oración, etc. Cuando se lleva tiempo,
practicar sólo asanas es muy básico, muy pobre (aunque es verdad que con ellas
también se puede entrar en una experiencia más profunda y meditativa).

Y por otro lado, no significa que se tenga que disponer siempre de un tiempo
exacto (digamos 60 min.), porque el interés y la calidad tienen más importancia.
Tradicionalmente la práctica la indicaba el gurú al discípulo, pero si no se
tiene pero hay “mucha experiencia”, uno puede diseñar su propia sadhana o
pedir consejo al profesor.
Así que cada día (o casi) recógete “Detrás de la ventana” …


Y la 3a condición es “con fe”, con reverencia y fervor. ¡Qué importa cando
llegues! Sigue, continúa con fe. Quizás ésta sea la condición más importante, lo
cual implica hacer de la sadhana algo “sagrado”, algo que se “ama” y se
“disfruta”.

Y es que más allá del tiempo dedicado a la sadhana importa el fervor-
entusiasmo-fe en ella.

La práctica yóguica, al principio, es más bien un “esfuerzo”. Más tarde, si
seguimos y nos empieza a tocar un poco, se convierte en una “necesidad” (física,
mental, espiritual). Y termina siendo un disfrute, un “deleite” (aunque, en
menor grado, sigan presentes los dos aspectos anteriores).
Así pues, practica por “largo tiempo”, como un elefante kapha…,
con la “regularidad y constancia” de la energía pitta…
y que el “fervor y entusiasmo” de tu parte vata la eleve y sacralice.
Como es habitual, termino enviándote un poema yóguico, un soneto.
¡Un fraternal abrazo!
¡Om Shanti!

Portada: Imagen de wirestock en Freepik

Hatha Yoga

Hatha Yoga

El yoga puede ser practicado por cualquier persona, ya sea joven, anciana, sana o enferma. Según las antiguas escrituras, el único que no puede hacer yoga es el perezoso.

Hatha significa disciplina y fuerza. Busca el equilibrio entre el cuerpo y la mente a través de posturas (asanas) y respiración (pranayamas). Se adapta a todos. Es una disciplina tradicional muy completa y la más difundida por todo el mundo. A través de la práctica del Hatha se consigue mayor entendimiento del entorno y comprensión de uno mismo.

Hatha Yoga es el camino del Yoga que brinda primero atención al cuerpo físico, el cual es un vehículo para el espíritu; se da preferencia a la movilización del cuerpo y el control del aliento vital. Puede ser dividido en:

  • Purificación interna y externa del cuerpo físico – (kriyas).
  • Práctica de asanas (ejercicios físicos).
  • Práctica de Mudras y Bandhas.
  • Pranayama: Control de la energía, fundamentalmente a través de la respiración.
  • Pratyahara: Retirar la energía mental de los estímulos externos (interiorización).
  • Dharana: Concentración.
  • Dhyana: Meditación.
  • Samadhi: Estado supra-consciente , donde la conciencia individual , o ego, se funde con la Conciencia Suprema o Brahman.

La salud es riqueza, la paz mental, felicidad. El Yoga te muestra el camino.

Definición según Swami Vishnudevananda para sus comentarios del Hatha Yoga Pradipika.

Para comprender la “dimensión profunda” del Hatha Yoga y los verdaderos objetivos que persiguen sus prácticas, de acuerdo a las enseñanzas de los sabios (rishis), se concibieron y diseñaron un sistema cuyos temas son:

  • El equilibrio entre la energía mental y la energía vital (Ida y Pingala).
  • El despertar de la energía (Prana y Apana).
  • La alquimia energética (Bindu y Nada).

Las asanas son el aspecto del Hatha Yoga que más se ha difundido en Occidente. (….) De las numerosas asanas que nos han legado los yoguis, la práctica de unas pocas es suficiente para restaurar el equilibrio físico -mental que se necesita poseer antes de adentrarse en las etapas más avanzadas del yoga mental. (….) Cada asana tiene un efecto global y repercute positivamente en todos los sistemas del organismo físico, la estructura energética, el estado emocional y en la mente. Es importantísimo ser muy cuidadoso y no violentar ni forzar el cuerpo. Hay que tratarlo con amor. (…) Nos permitirá conocer la forma más adecuada de colaborar a que se regularicen todas sus funciones vitales y a desarrollar armoniosamente todas sus potencialidades.

Claves del Yoga, teoría y práctica, de Swami Digambarananda Saraswati -Danilo Hernández.